Después de plantada la semilla del bambú chino, no se ve nada durante cinco años, excepto un lento desarrollo de un diminuto brote. Durante cinco años, todo el crecimiento es subterráneo, invisible a simple vista, pero una maciza y fibrosa estructura de raíz que se extiende vertical y horizontalmente por la tierra está siendo construida.

Entonces, al final del quinto año, el bambú chino crece hasta alcanzar una altura de 90 pies.

“Muchas cosas en la vida personal y profesional son iguales al bambú chino. Trabajas, inviertes tiempo, esfuerzo, haces todo lo que puedes para nutrir tu conocimiento y algunas veces no se ve nada durante semanas, meses o años. Pero si tienes paciencia para continuar trabajando, persistiendo y alimentando, tu quinto año llegará, y con él vendrá un crecimiento y cambios que tu jamás esperabas… El bambú chino nos enseña que no debemos fácilmente desistir de nuestros proyectos y de nuestros sueños… En nuestro trabajo o misión, especialmente, que es un proyecto fabuloso que envuelve cambios de comportamiento, de pensamiento, de cultura y de sensibilización, debemos siempre acordarnos del bambú chino para no desistir delante de las dificultades que surgirán. El el mundo tendréis aflicciones, pero confiad, yo he vencido al mundo, dijo nuestro gran maestro Jesus. Trata de cultivar siempre dos buenos hábitos en tu vida: la persistencia y la paciencia,¡pues mereces alcanzar todos tus sueños!” No nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo segaremos si no desmayamos.

About Instructor

+64 enrolled
Open Registration