Cómo dejar de sentirte tan abrumadoramente ocupado.

¿Estás siempre ocupado? ¿Te sientes a menudo agobiado por todas las cosas que tienes que hacer? Si has entrado en un ciclo en el que no tienes tiempo ni para pensar, ten por seguro que, aunque estés haciendo muchas cosas, la mayoría de ellas seguramente no sirvan para nada. A veces, estar ocupado no es más que una manera de pensar poco y actuar indiscriminadamente.

Es normal que te puedas sentir agobiado de manera puntual, debido a una situación excepcional o a una acumulación de circunstancias. Pero si te sientes abrumado por tus responsabilidades de forma habitual, es un síntoma claro de falta de organización o de mala organización. Para romper esa dinámica, sigue estos 4 pasos:

  1. Aprende. Hacer menos es el camino para ser productivo. Debes aprender a separar el grano de la paja, y esto te puede llevar algún tiempo. Para ello, lo primero que debes hacer es parar y reflexionar hasta que tengas una visión clara de tus objetivos a largo plazo. Anota todas las tareas que sueles hacer e indica el esfuerzo que requieren (poco, mucho) y el valor que aportan (poco, mucho). Probablemente tendrás que hacer muchas pruebas hasta que identifiques qué cosas provocan mayores avances y qué cosas requieren demasiado esfuerzo y no marcan una diferencia importante.
  2. Selecciona. Utiliza la regla del 80/20 y dedíca tu tiempo prioritariamente a las tareas que producen un mayor beneficio con menos esfuerzo. Establece periodos de tiempo lo más cortos posibles para hacerlas. Recuerda la Ley de Parkinson: Si planificas 5 horas para hacer una tarea que se puede hacer en 3 horas, tardarás inevitablemente 5 horas en hacerla. ¡Tuitéalo!
  3. Elimina. Concéntrate en unas pocas cosas importantes y olvídate del resto. No deberías tener más de dos o tres tareas críticas cada día. Si crees que tienes más, pregúntate honestamente ¿Qué pasaría si no hago esto hoy? Apuesta por una buena dieta de información y reduce el volumen de distracciones que vienen de emails, redes sociales, whatsSapp, mensajes, llamadas… Todo ello contribuye en buena medida a esa sensación de agobio que tienes por estar tan ocupado.
  4. Actúa. Haz primero las tareas críticas, de principio a fin, sin distracciones. Verás que bien te sientes cuando a las 11 de la mañana ya hayas hecho lo más importante del día. Dedicar un par de horas a hacer una tarea de alto impacto puede resultar mucho más productivo que estar todo el día haciendo minucias. En el primer escenario te sentirás productivo y relajado; en el segundo te sentirás ocupado y estresado.

About Instructor

+66 enrolled
Open Registration